Gracias por comprender y valorar el esfuerzo puesto en realizar Puyahumana. Su aportación ayuda enormemente

Lo más difícil

Una vez vi a un malabarista de sombreros callejero, era fabuloso verlo trabajar lanzando sus gorros, los sombreros se engranaban en el aire con precisos órdenes milimétricos para volver luego mágicamente a sus manos, realmente parecía que hubieran sido amaestrados. Después de un rato de espectáculo, en lo que parecía ser el inicio del número final, el artista se dirigió al numeroso público que había congregado y con voz grave dijo: “¡Damas y caballeros, ahora pido concentración! ¡Con este simple sombrero me dispongo a realizar el número más díficil de todos los que componen mi espectáculo, un número que de salir mal, podría incluso poner en peligro mi integridad física! ¡Atención, atención! ¡Justo aquí, justo ahora, sin más dilación! ¡Damas y caballeros, con todos ustedes…(redobles, por favor) ¡Tachán! El momento de pasar la gorra al respetableeee!”

Todo es amor

En el mundo del arte los límites siempre andan desdibujados. Un mismo artista puede acercarse a esta actividad de maneras dispares, yo mismo he vivido esto varias veces en mi trayectoria artística. Las diversas relaciones se van construyendo poco a poco según las apetencias de ambas partes: obra y autor. No difiere mucho de cualquier relación amorosa en verdad. A veces el amor entre ellos dos es platónico, otras veces incestuoso, otras aséptico, puede que tóxico, en otras incluso podría tratarse de un amor ausente…

Aunque no todo está difuminado, entre tanta cantidad de posibilidades en la relación obra-autor, sí que encontramos una constante clara: una parte que quiere hacer y la otra que quiere ser: La chispa. Y hasta aquí bien, no creo que en esta querencia encontremos problemas. La cosa se complica cuando la obra se quiere acercar al público. Antes, si querías vivir de esto, el recorrido vital debía pasar por una especie de élite comercial (galeristas, editores, productores, casas de discos, etc.). No quiero decir que ya no existan este tipo de circuítos, ni mucho menos, estos mercados parecen maquinarias imposibles de parar, pues hasta la fecha, siguen funcionando perfectamente y continúan satisfaciendo los apetitos de las diferentes partes, generando, además, tantísimo dinero y cosas chulas (ventajas fiscales, blanqueo de dinero, Best sellers, radio fórmulas etc.)

Otros vientos

Actualmente sin embargo y gracias a la red, el arte se ha ido democratizado a gran velocidad. No es una novedad, tampoco ha sido instantaneo, más bien es una tendencia que siempre ha estado revoloteando y que se ha consumado en incontables ocasiones a lo largo detiempo: Del artista al publico directamente.  Sin intermediarios. En la mayoria de

Por otra parte, las nuevas herramientas que la tecnología brinda al creador ha ampliado tanto el panorama artístico, que cualquiera puede mostrar su faceta más artística. Es una época esta que vivimos de frondosa fertilidad, sin duda. Hay mucha oferta artística, porque hay mucha hambre de ocio.

inabarcable. difuminando las fronteras