En las sombras vive un gato que se alimenta de las purulencias de las almas heridas de los hombres. Este felino es beneficioso y ayuda a sanar el espíritu de sus dolencias. La dieta principal del gato de la culpa está formada principalmente por tumores de vanidad, coágulos de envidia y pústulas de embrutecimiento, la ingesta de estas últimas duele mucho, el enfermo puede localizar así los pensamientos afectados y trata a toda costa, con tal de evitar los agudos…